Tweeter button Facebook button Linkedin button
(506) 2234-7014 (506) 2234-6791 williamch@wchyasociados.com
  • SumoMe

Lic. William A. Chinchilla Sánchez

Director

wchinchilla@aglegal.com 

glasses-1130126-mEn la práctica de Asesoría Legal que he venido dando a través de los años, existe un común denominador en quien nos transmite consultas sobre situaciones que viven con algún operador del sistema financiero. Cuando pregunto sobre si leyeron con detenimiento el documento o contrato que habían firmado; normalmente la respuesta es que NO, porque NO había tiempo, porque era muy largo, porque de todos modos NO entendería nada, etc. Esa conducta se repite en muchas de las relaciones de compra o de contratación de servicios que una cantidad importante de los consumidores realizan. Nada es tan importante, en una relación de ese tipo, como saber lo que se firma.

Lea aunque NO entienda; pregunte TODO lo que deba de preguntar. Las diferentes relaciones que formalizamos con los operadores financieros, normalmente pueden tener efectos económicos o financieros –positivos o negativos- importantes en nuestras vidas. Sea una cuenta de ahorros; una cuenta corriente; un servicio de tarjeta de débito; de tarjeta de crédito, de un contrato de comisión bursátil, de un contrato de fondos de inversión, de un club de viajes, en fin, de cualquier servicio, repito, siempre tendrá un efecto –positivo o negativo- en nuestra vida. Normalmente, las personas que contratan con un operador financiero se preocupan de leer lo que firmaron, pero cuando surgen las disputas y discusiones respecto de condiciones muy relevantes del servicio. ¡Mal momento para decir NO leí! Tampoco ese es un argumento legal. No quiere decir que «todo esté perdido», pero cuando alguien entra a una discusión de tipo legal sin haber leído antes de firmar, debe de partir de que el hecho de que lo que ha firmado y no leído, prueba en su contra. Podríamos decir que «va perdiendo el partido 1x 0».

Se va perdiendo el partido porque se parte de la premisa de que es obligación del consumidor leer antes de firmar y, la práctica de consumo ha degenerado en que los oferentes de productos y servicios -especialmente los financieros- suelen incluir una serie de renuncias a reclamos de parte del consumidor financiero. Entonces al no leer pero firmar, es posible que Usted esté, como tesis de principio, renunciando a reclamos que no debería de renunciar; o lo que es peor, se pueda interpretar que está haciendo afirmaciones –porque así lo dice el contrario- que realmente NO ocurrieron.

En otro artículo continuaremos hablando al respecto y de algunas vivencias profesionales que nos han permitido «borrar o aclarar» la verdad documental, para convertirla en una «realidad pura» de lo que sucedió entre el operador y su cliente.

Si desea que hablemos de algún tema en especial, no deje de enviármelo a wchinchilla@aglegal.com

Powered by WishList Member - Membership Software